Sueños rotos del emprendedor

Sufrir los sueños rotos del emprendedor debería ser una tarea obligada para todo el mundo, especialmente para los “sabios” que siempre torean la vida desde la barrera, cuchicheando entre los fastos de sus propias miserias.

emprender coaching empresa

Hace poco leía la despedida de una emprendedora que ha tenido que cerrar su tienda; dolor contenido, agradecimientos sinceros y sueños a la papelera.

Palmadita en la espalda y de fondo ese típico “yo lo sabía”, que se escapa por lo bajo para quedar por encima del que tiene un fracaso.

Hay muchas expresiones que vienen al caso para levantar la moral del que se siente devastado y en absoluta impotencia, a mí de las que más me gustan es la que dice “no nos definen las veces que nos caemos, sino las veces que nos levantamos”. Y es que la vida es un caer y levantarse continuo; los éxitos y los fracasos solo son acontecimientos de la vida que todos experimentamos.

Los sueños, las ilusiones, los proyectos, existen porque forman parte de nosotros y nadie tiene el derecho a destruirlos

Está de moda ser emprendedor, acometer proyectos que nos prometen la felicidad (léase dinero) y nos metemos en unos charcos de los que no sabemos salir.

Me replicaron una vez que como me atrevía a dar consejos a emprendedores y empresarios si había fracasado y perdido mi empresa familiar con más de cien años. La respuesta es fácil: ¿Quién puede explicar lo que se siente cuando sufres una descarga eléctrica? El que ha metido los dedos en el enchufe o ha tocado los cables que no debía. El que va con las manos en los bolsillos, opinando sin hacer, es mejor que siga su camino.

No pasa nada por llevarse un calambrazo, incluso por llevarte dos. Lo que sí te pasa factura es dejar tus sueños guardados en un cajón por miedo a fracasar.

Pon tus sueños en marcha, rodéate de las personas que realmente puedan ayudarte, y como dice el título del libro de Phil Knight, fundador de Nike, NO TE PARES NUNCA.

 

 

Photo by Jeremy Wong on Unsplash