Selección de personal versus escoba en el patio

Me contaba María Teresa, mujer trabajadora de más de 50 años y única fuente de ingresos de su familia (vamos, un pedazo de mujer), que en su primera entrevista de trabajo, siendo muy jovencita, tuvo que atravesar el patio de una fábrica de dulces camino de la oficina. En esos pasos, sin advertir que la observaban desde un piso superior, encontró una escoba tirada en el suelo. Sin más pensamiento que el ponerla de pie junto a la pared se agachó y la recogió. Ese simple detalle le valió para que la contratasen, era el método que tenían los propietarios para hacer la selección de personal.

chica-despachando-1142

En esto de los mil y un sistemas para redactar currículums atractivos, con colores como si fueran vitaminas energizantes, con amplios desgloses de trayectorias impecables y de los másteres y menesteres realizados, se olvida mencionar que habría que poner si el protagonista del mismo es capaz de agacharse a recoger una escoba, un papel, o algo fuera de su sitio. He oído a más de uno y de una decir: “esa no es mi función”.

Quizás es que a las empresas se les olvida anotar, cuando demandan una persona para un puesto de trabajo, que los candidatos deberían ser capaces de agacharse a coger una escoba que esté tirada en el suelo.

Hay currículums llenos de actitudes con muy pocas aptitudes y también lo contrarío, personas extraordinarias dispuestas a dejarse la piel en su trabajo, a agacharse para recoger la escoba. Que complicado es que tengan una oportunidad, que se les escuche, que se les pruebe.

¿Acaso es malo buscar trabajo ofreciendo tus manos, tu honradez y tu esfuerzo? Quizás lo sea no haber podido estudiar porque no tenías medios o porque te equivocaste y dejaste de hacerlo. Que fácilmente se pone la etiqueta de fracasado, de que ya es mayor, de que es mejor contratar gente joven por poco dinero y que tienen muchos títulos.

Insisto: estos jóvenes cargados de títulos, ¿se agacharán a coger la escoba? o serán de los de “a mí esto no me corresponde”. ¿Con qué criterio seleccionamos?