Emprender desde la meseta

Cuando hablamos de emprender hay personas que tienen muy claro que prefieren trabajar por cuenta ajena, otras saben que van a emprender y están las que les gustaría hacer algo por ellas mismas pero no saben qué.

la-meseta-1142

Empecemos por las definiciones. Usamos habitualmente palabras a las que les damos un significado porque pensamos que es el correcto. Cuando las busco en el diccionario, a veces, me sorprendo porque no significan lo que yo pensaba o, al menos, no del todo.

Define el diccionario de la lengua española de la RAE (Real Academia Española) sobre las dos palabras que forman parte del título de este post:

emprender: 1. Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro. Esto último de la dificultad o peligro es lo que no se suele tener en cuenta a la hora de emprender, hay quien se “lanza a la piscina” sin mirar si hay agua y sin saber nadar. Luego vienen las decepciones, el por qué me pasa a mí, he perdido mis ahorros, etc.

meseta: 2. Porción de piso horizontal en que termina un tramo de escalera. En el camino de la vida subimos muchas escaleras, algunas penosas, muy empinadas, pensando que cuando superemos el último escalón encontraremos lo que buscamos. Al final llegamos a una meseta rodeada de nuevas escaleras.

Releyendo un libro de Tom Peters me he encontrado con un concepto sobre la meseta que me ha resultado interesante. Todos los que aspiramos a no ser meros espectadores de la vida, de la nuestra y de la de los demás, estamos siempre buscando alternativas, nuevos caminos, nuevas metas. A veces, al menos me pasa a mí, nos quedamos en blanco. Esperamos esa fantástica idea que nos aporte ilusión, frescura, como enamorarse. Nuestra idea debe provocarnos asombro, felicidad y mariposas en el estómago. Pero, ¿qué ocurre cuando buscamos esa idea y no aparece? Nos frustramos. Leemos y releemos libros olvidados buscando esa chispa que nos encienda, esa inspiración que no encontramos, repasando nuestras notas de todos los tiempos (¡joder! que montón de notas tengo, y algunas buenísimas).

Tranquilidad, respiremos hondo. Somos como la piedra caliza, todo va penetrando en nosotros. ¿Qué pasa entonces, por qué no llega la idea? Es que estamos en la meseta. ¿Dónde? En la meseta. No pasa nada. Todo nuestro conocimiento está acumulado y el subconsciente trabajando para compilar datos y ofrecernos la respuesta, al menos varias sugerencias. Estamos tan obsesionados con encontrar la idea, con fijar la meta, con compararnos con los demás, que no escuchamos a nuestro subconsciente gritar pidiendo tiempo.

Ojo, estar en la meseta no significa que nos crucemos de brazos esperando que venga la idea por arte de magia, hay que seguir alimentando de manera positiva la mente, no dudes de que saltará la chispa que encenderá tu fuego y volverás a escalar la montaña. En el fondo lo sabes, eres muy bueno en lo tuyo. Sólo necesitabas algo de tiempo: semanas, meses, años.

Todo llega, persevera. Te lo mereces.